Un llamado de atención

Operamos en un ambiente empresarial inestable, caracterizado por la desigualdad social en crecimiento, la poca confianza en las empresas e instituciones y los efectos crecientes del cambio climático.

.

Paul Polman speech

2015 fue un año notable para la humanidad y el planeta. Dos momentos históricos a final de año nos han dado la oportunidad de buscar un futuro más sustentable e igualitario.

La adopción de los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU (SDG, por sus siglas en inglés), a los cuales he tenido el honor de contribuir, proporcionaron por primera vez en la historia un claro marco mundial con el fin de resolver los retos más grandes del planeta. Estos objetivos son ambiciosos sin lugar a duda, pero si los cumplimos, podríamos acabar con la pobreza, luchar contra la desigualdad y hacer frente al cambio climático de una vez por todas.

La primera prueba para los objetivos se dieron en la 21ª Conferencia de París (COP21), donde 190 países llegaron al histórico "Acuerdo de París" sobre el clima y encaminaron al mundo de manera firme hacia una economía descarbonizada.

Unilever desempeñó su papel en ambos acuerdos, junto con muchas otras compañías y, así, anunciábamos nuestro nuevo objetivo para ser “carbono positivos” en nuestras propias operaciones para el 2030. El nivel de apoyo sin precedentes por parte de la comunidad empresarial demostró que no se quedará al margen. Esto a su vez ayudó a minimizar el riesgo del proceso político y les dio confianza a los gobiernos para que fueran más osados en sus compromisos.

Estos dos puntos cruciales y significativos proponen una visión positiva para el futuro. Al mismo tiempo, estos desarrollos mostraron más que nunca la importancia de los modelos sustentables empresariales. Ciertamente reafirmaron nuestra propia confianza en la relevancia del Plan de Vida Sustentable de Unilever (USLP, por sus siglas en inglés), que actúa como un catalizador mayor para nuestras propias acciones. 

En realidad, muchos de nuestros objetivos son el reflejo de los ODS. Al entrar en su sexto año, el USLP demuestra que no hay contrapartida entre el crecimiento sustentable y el rentable. También nos ayuda a reducir costos, fomentar la innovación, y reclutar y conservar el mejor talento. Permítanme compartir algunos de nuestros éxitos.

Los retos constantes relacionados con el clima, la incertidumbre en los mercados y los precios fluctuantes de productos han hecho que el aseguramiento de nuestros propios suministros sea más importante que nunca. Este es el motivo por el que nos satisface que el 60 % de nuestras materias primas agrícolas se abastezcan de manera sustentable. Las eficiencias en el agua, el desperdicio y la energía en nuestra red mundial de fábricas han evitado costos de más de 600 millones de euros desde 2008. 

Además, nuestras marcas de “Vida Sustentable”, como Dove y Knorr, siguen en crecimiento. Continuamos con nuestros esfuerzos para mejorar la calidad de vida en nuestra cadena extendida de valor, mediante el fomento de los derechos humanos, enfocándonos en el empoderamiento de las mujeres y desarrollado modelos empresariales inclusivos. En 2015, fuimos la primera empresa en producir un informe independiente sobre derechos humanos con el Marco de información de los principios rectores de la ONU.

Sin embargo, otras áreas demuestran tener dificultades mayores. Si bien seguimos teniendo un buen progreso con la reducción del consumo de agua, los desperdicios y las emisiones de gases de efecto invernadero en nuestras fábricas, la reducción del impacto ambiental por parte de los consumidores al momento en que usan nuestros productos aún representa un reto. A pesar de ello, estamos comprometidos con un enfoque pleno de cadena de valor para reducir el impacto ambiental, ya que esto refleja de manera significativa el verdadero impacto de nuestra empresa.

Nuestros objetivos, y sin duda aquellos incluidos en los ODS, solo se cumplirán si se hace frente a los problemas mundiales de manera sistemática. Sin embargo, el cambio sistemático no se puede realizar sin una acción colectiva. A la empresa, el gobierno y la sociedad civil les conviene por igual acelerar el progreso hacia esta visión. De hecho, existen grandes oportunidades para aquellos que se comprometan a actuar. Después de todo, no hay argumento empresarial alguno para soportar la pobreza y el cambio climático descontrolado.

Tomará mucho más que una sola empresa, un solo gobierno o una sola comunidad resolver los retos a los que nos enfrentamos. Necesitamos por completo nuevas formas de colaboración, innovación y solidaridad entre estos órganos si pretendemos impulsar la acción colectiva para alcanzar un futuro más brillante y sustentable para todos.

Paul Polman

Paul Polman signature

Director ejecutivo, Unilever

Volver arriba